Melbourne, primera parte

Actualizado: 22 de oct de 2020






Melbourne es sin dudas una de las capitales del café de especialidad. La primera

mañana que estuve ahí la dediqué a buscar las mejores cafeterías. Hice una lista y

salí en busca de ellas. Tome el Tram o tranvía. Este es gratuito mientras uno esté en

el distrito del centro. Luego de unos minutos bajé en lo que era la estación más

cercana a mi primer destino. Caminé por un callejón digno de asesinato de Nueva

York, pero estaba en Melbourne y esas cosas no pasan (me dije). Fue ahí cuando vi

una pared de ladrillos junto a varios metros de street art, ya que eran un graffitis

realmente elaborados. Discretamente la puerta decía LB2, era ahí, había llegado.




Un estilo industrial, pequeño, no más de 6 mesas. Me senté en la barra y comencé a

hablar con el barista. Me decidí por un café de Honduras preparado en v60 y lo

acompañé con algún queque que prometo que fue irrelevante. Eran mis primeras

semanas en el mundo del café y debo confesar que no presté mucha atención a la

trazabilidad o puntaje del café pero... ese café logró emocionarme. Es muy difícil de

explicar, como un café había logrado aguar mis ojos si era solo café. Terminé mi café

por el que pagué algo así como $8.000 (sólo por el café), un precio que no estamos

acostumbrados a pagar en Chile pero prometo que valió cada peso, hablé algo más

con el barista y me recomendó un par de lugares para ir. Por ello, deshice mi lista y

seguí las instrucciones que me daba. Seguro que me estaba dando excelentes datos.

Fue así como me envió a una de las tostadurías más importantes de Australia y

quizás del mundo: “Aunty Pegs” by Proud Mary. Dejemos esa historia para otra

ocasión.









11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Miami